10 cambios pequeños para mejorar tu vida

¿No es poderoso saber que podemos cambiar nosotros mismos y nuestras vidas con los hábitos y las intenciones correctas? Al entrar en el nuevo año, podemos ver esto como una oportunidad para revisar nuestros objetivos y comprometernos a dar pequeños pasos cada día hacia la vida que queremos.

Como dijo el autor de «Atomic Habits», James Clear, cada acción que tomamos es un voto por el tipo de persona en la que deseamos convertirnos. No importa la transformación que estemos buscando, ya sea financiera, física, profesional o mental, no olvidemos que a veces son los pequeños ajustes los que marcan la mayor diferencia.

1. Apila tus hábitos

Una forma efectiva de formar un nuevo hábito es apilarlo sobre uno existente. Al agregar un nuevo hábito encima de uno antiguo, es más probable que los realicemos de manera consistente a largo plazo. Por ejemplo, solía ser muy inconsistente con mi diario, así que lo emparejé con beber mi café matutino.

Como estoy en el balcón todas las mañanas, es cuando cuido mis plantas y pienso en algo por lo que estoy agradecido. Aprovecha tus viejos hábitos y confía en ellos para construir nuevos hasta que también se conviertan en algo natural para ti.

2. Invierte en experiencias

He aprendido que la felicidad y la emoción por las cosas materiales son efímeras, mientras que las experiencias y los recuerdos pueden durar toda la vida. Especialmente en nuestra cultura de abundancia, muchos de nosotros ya tenemos todo lo que necesitamos, incluyéndome a mí.

Por eso, he redirigido mi dinero hacia experiencias valiosas con las personas que amo en lugar de cosas materiales.

3. La regla de los cinco segundos

Según Mel Robbins, autora de «La regla de los cinco segundos», muchos de los obstáculos que nos detienen en la vida son los momentos entre tener una idea y que nuestro cerebro se interponga en el camino de actuar sobre esa idea. Para superar esto, cuenta hacia atrás desde cinco y actúa. Esta regla ayuda a concentrarte en el objetivo y te distrae de tus preocupaciones, pensamientos o miedos.

Me encanta lo simple y poderosa que es esta regla. La uso para levantarme por las mañanas cuando no tengo ganas, para comenzar una tarea cuando siento resistencia y para despegarme de mis pensamientos y emociones cuando es necesario.

Saber mas:   Menos es más: 20 cosas que dejé de comprar

4. Come más vegetales

No necesitamos a un puñado de personas haciendo dieta de residuo cero perfectamente, necesitamos a millones de personas haciéndolo imperfectamente. Creo que esto también se aplica a comer una dieta más basada en plantas, así que he estado tratando de comer carne y pescado solo los fines de semana, lo cual se denomina oficialmente «flexitariano».

Al principio pensé que sería un desafío, pero en realidad me estoy divirtiendo mucho encontrando nuevas recetas, haciendo mis platos favoritos con un giro vegetariano y aprendiendo sobre nutrición en el proceso. Además, esta elección de estilo de vida nos ha ahorrado mucho dinero en la compra de alimentos, lo cual siempre es una ventaja adicional.

5. Invierte en un buen descanso

El mejor regalo que me dí el año pasado fueron estas fundas de almohada de seda. Se dice que las fundas de seda mejoran la hidratación de la piel y el cabello y evitan el cabello crespo por las mañanas, pero lo mejor para mí es poder apoyar la cabeza todas las noches en lo que se siente como una cama de nubes.

Duermo como un bebé cada noche. Ya sea invirtiendo en sábanas de calidad, cortinas opacas, estableciendo una rutina de noche o convirtiendo tu dormitorio en una zona libre de tecnología, busca formas de invertir en un buen descanso, porque el sueño afecta todo lo que hacemos.

6. Profundiza en tu autoconocimiento

La relación más importante que tendremos es la que tenemos con nosotros mismos. Pero, ¿cuántos de nosotros realmente nos conocemos? Una forma divertida de comenzar a descubrirte es hacer una prueba de personalidad, ya que te hace reflexionar sobre cómo responderías a ciertas situaciones de la vida. Pero una forma aún mejor es salir y ponerte en esas situaciones.

Di sí a algo que esté fuera de tu zona de confort, pasa tiempo con personas con las que normalmente no pasarías tiempo, prueba comida nueva, haz algo que te asuste. La vida es una oportunidad infinita para conocernos a nosotros mismos, así que acepta el desafío y profundiza en tu autoconciencia, casi como tener superpoderes.

7. Prioriza tu felicidad

La mayor parte de mi vida tomé decisiones basadas en cómo pensaba que debería ser mi vida según otras personas. Luego crecí y me di cuenta de que ninguna de esas personas va a vivir mi vida por mí, ¿por qué debería importarme más su opinión que la mía?

Saber mas:   Viviendo despacio en Hawái: lecciones de la vida en la isla.

Ahora, cada vez que me encuentro con una decisión, elijo la que me hará feliz. ¿Preferiría trabajar horas extras para ganar un poco más de dinero o pasar ese tiempo jugando con mis perros? ¿Preferiría pasar mi viernes por la noche socializando con costosos cócteles o pasarla a solas poniéndome al día con una buena novela? La elección es mucho más fácil ahora.

8. Crea tu propio tablero de visiones

Mi forma de visualizar mis objetivos ha cambiado a lo largo de los años y ahora uso principalmente Pinterest e Instagram como mi tablero de visiones, un lugar donde puedo soñar despierta, inspirarme como creadora y, a veces, encontrar buenas citas también.

Comienza dejando de seguir las cuentas que ya no te sirven y llena tu feed con café, arte, vida en el campo, fotografía de la naturaleza, lo que quieras ver más. ¿Hay un libro que has querido escribir, un compromiso que has querido asumir, un cambio de carrera que necesitas desesperadamente? ¿Qué te detiene? Dudé en hacer mi canal de YouTube durante mucho tiempo debido a mis dudas, pero si no funciona, ¿y si me avergüenzo? ¿Y si esto no es lo que soy? ¿Y si…? Me estaba deteniendo antes de siquiera comenzar. Cuanto más esperaba, más grande se volvía la barrera.

La verdad es que no hay garantías en la vida de todos modos, así que es mejor arriesgar en la incertidumbre mientras hacemos las cosas que queremos. Y si no funciona, siempre podemos resolverlo a medida que avanzamos, pero no dejes que esa sea la razón para detenerte.

9. Establece metas e intenciones

Pienso que es importante establecer tanto metas como intenciones para lograr la vida que deseamos. La diferencia es que las metas son específicas y se pueden medir, mientras que las intenciones están arraigadas en valores y se centran en crear un cambio duradero.

 

Anterior artículo

Siguiente artículo