Mi trabajo no me define

Si me preguntas cómo sería mi vida ideal hace 10 años, tendría una respuesta completamente diferente. Quería ser periodista, contar historias para vivir, trabajar en una oficina genial y tal vez incluso viajar por trabajo. Ahora me cuestiono mis motivaciones, porque no creo que eso es lo que realmente quería. Pero era un sueño en el que podía trabajar y, lo que es más importante, era una identidad detrás de la cual podía esconderme.

Creo que no soy la única que pensaba así, y ¿quién puede culparnos? Desde que somos niños, nos preguntan qué queremos ser cuando crezcamos, y esta pregunta realmente no ha evolucionado mucho. Ahora, cuando conocemos a alguien, solo nos preguntamos qué haces o a qué te dedicas. Esta pregunta es una callejón sin salida porque la persona que pregunta probablemente ya tiene una idea preconcebida de quién eres basada en tu respuesta.

Por ejemplo, si digo que soy una camarera, o una directora ejecutiva, o una artista, ¿cómo afecta esto a nuestra interacción? ¿Cómo va a cambiar el rumbo de nuestra conversación? La pregunta parece inofensiva en la superficie, tal vez sea solo una forma de romper el hielo o una pregunta para conectarnos con un desconocido. Pero debajo de esta aparentemente inofensiva pregunta, hay una pregunta más profunda que se nos está haciendo.

La problemática asociación entre trabajo e identidad

En nuestra sociedad, lo que hacemos para ganarnos la vida se asocia con quiénes somos, y esto puede ser muy problemático por muchas razones diferentes.

Por ejemplo, si asociamos todo lo que somos con nuestros títulos laborales o nuestra carrera, en situaciones en las que atravesamos cambios de carrera o perdemos nuestros trabajos, o tal vez decidimos jubilarnos, puede sentirse como una pérdida de identidad, e incluso peor, puede sentirse como si perdiéramos un propósito o un sentido en nuestras vidas.

Además, si el trabajo se convierte en el centro de nuestras vidas, puede reorganizar nuestro propósito y valores hacia la vida y volverse más fácil sacrificar nuestras relaciones, nuestras prioridades, nuestros hobbies, intereses y también nuestra salud, lo cual puede ser realmente aterrador.

Saber mas:   Moda consciente: 5 consejos sencillos para cualquier presupuesto

Como dice el autor de «bs jobs», nos hemos convertido en una civilización basada en el trabajo, no en un trabajo productivo, sino en el trabajo como un fin y un sentido en sí mismo. Nuestro trabajo puede exigir una dedicación y un compromiso total por encima de todo lo demás en la vida, y como resultado, esto puede difuminar los límites entre nuestro trabajo y nuestra vida personal.

La necesidad de separar trabajo e identidad

No puedo evitar preguntarme si esto es realmente lo que se trata la vida, si me reduzco solo a lo que hago para ganarme la vida. A veces, conocer la profesión de alguien puede darnos pistas sobre sus intereses, antecedentes e incluso su experiencia. Pero lo cierto es que no todos tenemos las mismas oportunidades de trabajar en el empleo que queremos.

Es realmente una bendición encontrar un trabajo soñado en el que te sientas apasionado y que realmente esté alineado con tus valores, pero esta no es la realidad para la mayoría de nosotros. Algunos de nosotros trabajamos en empleos porque tenemos que pagar las cuentas, o porque tenemos que mantener a nuestras familias, o simplemente porque la vida tenía otros planes para nosotros. Un trabajo a veces es solo un trabajo y no deberíamos tener que justificar nuestro derecho a existir a través de nuestro trabajo.

Y otras veces encontramos trabajos que nos gustan, pero otros nos juzgan según sus propios valores e interpretaciones. La denigración de trabajos no es algo nuevo, porque nuestra sociedad tiene jerarquía sobre qué trabajo se percibe como prestigioso y cuáles se perciben como degradantes. Por ejemplo, consideramos a los directores ejecutivos en mayor estima que a un trabajador de construcción, y a los profesores universitarios por encima de los profesores sustitutos. ¿Pero en qué se basa esta jerarquía? ¿En nuestra contribución a la sociedad? ¿En nuestro patrimonio neto? ¿Y qué dice acerca de nuestro carácter y quiénes somos realmente?

Saber mas:   No gastaría ni un centavo en estas 10 cosas, aunque tuviera el dinero

La complejidad de conocer a alguien más allá del trabajo

Por esta razón, un trabajo no es una forma precisa de conocer a alguien. Nuestras suposiciones siempre se interpondrán en el camino de conocer a la persona, la historia y la vida detrás de ella. Esto es cierto tanto para conocer a otros como para conocernos a nosotros mismos.

Somos mucho más que nuestro trabajo, y separar las dos ideas puede ser realmente liberador. Nos puede dar el coraje para hacer cambios profesionales si es necesario, tomar más riesgos y probar cosas nuevas. Me llevó mucho tiempo darme cuenta de que mi trabajo no define quién soy. No tengo un trabajo «real» según los estándares sociales, pero pago mis cuentas y encuentro sentido en lo que hago, y eso es lo que realmente importa para mí.

Cuando conozco a alguien nuevo, trato de ser más consciente de las preguntas que les hago durante nuestro primer encuentro. En lugar de decir «¿A qué te dedicas?» o «¿Qué haces para ganarte la vida?», trato de preguntarles «¿Cuáles son tus intereses?» o «¿Qué te gusta hacer?». Sé que es un cambio sutil, pero marca una gran diferencia, y creo que estas preguntas pueden abrir conversaciones más profundas y significativas.

¿Y si nos definimos por nuestra empatía y amabilidad?, ¿por cuánto amamos a nuestras familias y amigos?, ¿por cuánto nos preocupamos por nuestra comunidad y las personas en ella? ¿No es esto más que suficiente y una forma más precisa de definir quiénes somos realmente?

 

Anterior artículo

Siguiente artículo