7 hábitos minimalistas para la felicidad

Antes solía pensar que teníamos que trabajar para tener una vida feliz. Si obteníamos un ascenso en el trabajo, cumplíamos todos nuestros objetivos, conseguíamos la pareja perfecta o nos íbamos de vacaciones exóticas, entonces seríamos felices. Pero cuando pienso en mis momentos felices, rara vez involucran esas cosas. De hecho, la felicidad siempre ocurre en los momentos más simples y sin pretensiones, como ver a mis perros emocionados por salir a pasear o cuando mi canción favorita comienza a sonar en la radio.

Esto me hizo pensar que tal vez la felicidad no es tan complicada, no tiene que ser condicional ni algo por lo que debamos dedicar toda una vida. ¿Y si pudiéramos cambiar nuestra forma de pensar y considerar la felicidad como pequeños tesoros que encontramos en nuestra vida cotidiana? Me pregunto cuántos de nosotros dejaríamos de perseguirla y simplemente disfrutaríamos cada momento por lo que es.

Ahora pienso que una vida feliz no es esperar un resultado perfecto, sino coleccionar pequeños momentos de alegría en nuestra vida cotidiana. Desde que cambié mi perspectiva, veo que la oportunidad de ser feliz siempre está presente y depende de nosotros buscarla y disfrutarla. Una vez leí una cita que decía: «Si no puedes encontrar la alegría en una taza de café, no la encontrarás en un yate». Esta cita me dio una perspectiva muy necesaria. Si no puedo disfrutar de las cosas más pequeñas, tampoco apreciaré y estaré satisfecho con lujos. En un mundo tan estimulante y abundante, creo que es más fácil que nunca comprar nuestra felicidad. Pero el problema es que después de comprar ese objeto, producto o dispositivo, todos volvemos a nuestra felicidad habitual y la emoción desaparece rápidamente. En cambio, apreciar los momentos humildes de la vida siento que nos conecta más profundamente con nuestro entorno y nos da una nueva perspectiva para experimentar la vida.

Si adoptamos esta perspectiva, podemos estar contentos con las cosas más simples y todo lo demás se convierte en un extra. Ya sea ponerse nuestros calcetines favoritos por la mañana, escuchar la risa contagiosa de un amigo, apreciar la caligrafía en una nota escrita a mano, encuentre esos pequeños momentos de felicidad todos los días. De esta manera, el mundo se vuelve mucho más intrincado e interesante.

Antes solía pasar mucho tiempo preocupándome por cosas que estaban completamente fuera de mi control. Lo que otras personas pensaban de mí, si había ofendido a alguien, cómo me iba en el trabajo, qué pasaría si… Ahora me doy cuenta de que el ciclo constante de estrés y preocupación por el futuro o el pasado fue una de las principales razones de mi infelicidad.

Cada vez más, me doy cuenta de que hay muchas cosas en nuestras vidas que simplemente no podemos controlar. Podemos planear y prepararnos lo mejor posible, pero el resultado realmente no está en nuestras manos. Es realmente inútil invertir tanto de nuestras emociones y energía en eso. Cuando me siento estresado, trato de hacer una lista de todas las cosas que podrían estar causando preocupación y luego decido en cuáles puedo tomar acción y cuáles no. Centrarme solo en las cosas que puedo controlar me pone al mando y me empodera para influir en la dirección de mi propia vida en el momento presente. Al menos sé que tengo mis pensamientos, juicios y perspectiva sobre el asunto, y eso es suficiente.

Saber mas:   Cómo el minimalismo transformó mi vida

Hay un hermoso término japonés llamado «shinrin-yoku», que se traduce como «baño de bosque» o «absorber la atmósfera del bosque». No se trata de hacer caminatas intensas o bañarse literalmente en el bosque, sino que el objetivo es estar en el momento presente mientras sumergimos nuestros sentidos en el entorno natural. La mayoría de nosotros hacemos lo mismo día tras día, conectados a nuestros dispositivos tecnológicos, pasando junto a los mismos rostros, edificios o casas. Si bien creo que es importante tener una rutina, si no tenemos cuidado, es fácil perder contacto con nuestra creatividad, curiosidad y nuestro sentido general de asombro debido a la monotonía.

Intento sacar unos minutos de mi día para practicar «shinrin-yoku», sin importar lo ocupada que sea la vida. A veces daré un paseo por el bosque y otras veces simplemente me sentaré en el parque, pero donde sea que esté, apago mi teléfono y trato de practicar la atención plena. Es increíblemente curativo y una forma tan simple de mejorar mi estado de ánimo.

Practicar la gratitud es tan importante cuando las cosas nos van bien en la vida, pero creo que es aún más importante cuando pasamos por momentos difíciles. Porque sin importar lo terrible que sean las cosas, realmente creo que siempre hay cosas por las que estar agradecidos en todas nuestras vidas.

Últimamente, me he sentido abrumada por el sentimiento de gratitud al estar en la carretera con mi esposo y mis dos perros, descubriendo nuevos lugares, el increíble clima que hemos tenido, poder ver a mi familia más de una vez al año. Reflexionar sobre mis bendiciones realmente me hace sentir como la chica más afortunada del mundo.

Sé que suena simple y cursi, pero espero que lo intentes también. Haz una lista en tu diario o tómate unos minutos antes de dormir para pensar en todas las cosas buenas que están sucediendo en tu vida en este momento. ¿Cuándo fue la última vez que te diste permiso para cancelar tus planes y dedicar un fin de semana completo a un buen libro, detener lo que estabas haciendo para observar una tormenta o tomarte la tarde libre solo para hablar con alguien a quien amas?

Saber mas:   Guía Minimalista para un Año de Compras Bajas 💸

Recientemente, mi esposo y yo decidimos ir a acampar en un lugar apartado. Éramos solo nosotros dos en medio del bosque, solo el crepitar del fuego rompía el silencio. Recuerdo que los dos estábamos mirando la intensidad del fuego y sintiendo cómo nuestros cuerpos se relajaban por completo. No era el tipo de felicidad bulliciosa y vibrante, sino más bien una satisfacción profunda.

Hay tantas partes móviles en todas nuestras vidas, y sin tomar intencionalmente tiempo para desacelerar, no creo que podamos procesar completamente todo lo que sucede. Así que cuando la vida se sienta abrumadora y agitada, espero que te tomes un tiempo para deliberadamente desacelerar y aprovechar toda la magia que viene con un ritmo más lento.

No importa lo que la sociedad diga, creo que es increíblemente irrealista estar feliz todo el tiempo en todas las situaciones. A veces tenemos que pasar por un dolor inimaginable, tristeza y desafíos que la vida inevitablemente nos presenta. Sé que por experiencia propia, la positividad tóxica solo resulta en negar emociones, suprimirlas y quita valor a la riqueza de la experiencia humana. No creo en ignorar las llamadas emociones negativas, sino en aceptarlas tal como son y superarlas a pesar de las circunstancias. Sé que es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero tal vez pueda ser un recordatorio para ti. Sin las bajadas, no sentiríamos realmente las subidas y, sin el contraste de la vida, tal vez la felicidad no tendría un significado en absoluto.

Gracias a la tecnología y las redes sociales, todos estamos más conectados que nunca y esto nos da acceso a ver la vida de los demás solo desde la superficie y ver solo el «mejor de». Creo que es fácil señalar los privilegios de otras personas y pensar que son mucho más felices que nosotros. Pero la verdad es que no conocemos la historia completa, las luchas y el dolor que hay detrás. Creo que esta es una de las principales razones por las que no debemos compararnos y desear estar en los zapatos de alguien más. Cada uno de nosotros tiene nuestras propias bendiciones y batallas con las que lidiar, y centrarse en nuestro propio camino puede ayudarnos a avanzar por la vida con empatía y comprensión en lugar de envidia y juicio. Nuestra felicidad o infelicidad no debe depender de los demás.

Espero que hayan disfrutado el contenido de hoy. Cuéntenme en los comentarios qué significa la felicidad para ustedes. Cuídense y nos hablamos pronto. ¡Adiós!

 

Anterior artículo

Siguiente artículo