Libérate de las distracciones y vive plenamente.

Para la mayoría de nosotros, nuestros problemas son causados ​​por tener demasiado, en lugar de no tener suficiente: demasiadas cosas, demasiado por hacer, demasiadas obligaciones y decisiones, y lo peor, demasiadas distracciones. Subestimé las distracciones en mi vida hasta que me di cuenta de que mi día entero básicamente estaba controlado por ellas: pequeñas interrupciones aquí y allá que parecían insignificantes en ese momento, pero que poco a poco me alejaban de mi rumbo hasta que perdía la noción de mi tiempo y atención.

Sabía que si quería simplificar verdaderamente mi vida, debía hacer algo con respecto a estas distracciones. Así que eso es de lo que quiero hablar hoy: mis mayores distracciones y lo que estoy haciendo para eliminarlas.

Distracción #1: Mi teléfono

Creo que mi mayor distracción es probablemente mi teléfono, ese dispositivo «todo en uno» que siempre está al alcance. Mi mayor despertar fue cuando rastreé mi aplicación de bienestar digital y vi que pasaba más de tres horas al día en mi teléfono. Siempre comienza inocente, revisando rápidamente algo o respondiendo a alguien, pero en realidad, cualquier cosa que me aleje de lo que realmente necesito hacer es solo otra distracción para mí.

Ha sido muy útil establecer metas y límites claros para no perder el enfoque. Intento identificar solo tres cosas que necesitan hacerse ese día y si algo se me ocurre, como tener que hacer la colada o regar las plantas, lo anoto y lo hago más tarde. Sé que suena un poco tonto, pero tengo que establecer estas reglas arbitrarias para mí misma, como no empezar el día revisando mi teléfono y solo usar las redes sociales después de haber completado esas tres cosas, porque si no lo hago, sé que es demasiado fácil perder la noción del tiempo en nuestro mundo moderno.

Si nos detenemos y realmente pensamos en cuántas distracciones hay, es sorprendente que podamos hacer algo. Más que nunca, es importante participar regularmente en prácticas conscientes como entrenar el enfoque, meditar y trabajar con la respiración. Para mí, poder apagar mi mente inquieta y poder sentarme en silencio es una habilidad que quiero cultivar. Si puedo eliminar el ruido, tal vez pueda prestar mejor atención a la vida que sucede justo frente a mí.

Saber mas:   8 hábitos minimalistas de limpieza para un hogar ordenado y limpio

Distracción #2: Búsqueda de riqueza material

Tener riqueza material da la apariencia de seguridad, felicidad y paz, y hasta cierto punto puede ser cierto. Pero creo sinceramente que perseguir este camino sin rumbo puede ser una distracción para vivir una vida más significativa.

He hablado sobre mi trayectoria de consumo excesivo y vivir de cheque en cheque en el pasado. Básicamente, después de trabajar 40 horas a la semana durante tres años, tenía muy poco para mostrar. Y cuando me di cuenta de lo derrochador que era este estilo de vida, me hizo reevaluar todo en mi vida. Comenzando por preguntarme qué facturas podía eliminar y cuáles eran las cosas en mi vida por las que realmente valía la pena trabajar para tener. Ser rico en bienes materiales me pesaba, pero una vida simple me liberó de muchas maneras. Puedo trabajar en un trabajo que me gusta, trabajar menos horas y preocuparme menos por las facturas. El objetivo es mantener mi vida de bajo mantenimiento para poder disfrutar, divertirme y estar en buena compañía.

En un mundo de abundancia donde la riqueza material siempre nos está tentando, creo que es importante ver a través de la ilusión y no dejar que nos distraiga de construir una vida que se sienta auténtica para nosotros. Gracias.

Distracción #3: Clutter físico y mental

Algunos podrían pensar que ser minimalista significa estar completamente desapegado de las cosas materiales, pero no creo que esto tenga que ser cierto. Encuentro alegría en tomar una taza de café en mi taza favorita, vestirme con un atuendo lindo o estar en un espacio bellamente decorado. La diferencia es que soy muy selectiva con la cantidad de cosas que mantengo en mi casa, porque todos sabemos que el desorden puede ser una distracción por muchas razones.

Me llevó un tiempo descubrir qué necesito, cuánto necesito y qué se considera exceso. Mudarme fue un gran despertar para mí, al igual que participar en un desafío de compra reducida, llevar un registro de la ropa que uso, establecer presupuestos y hacer limpieza de forma rutinaria. A veces necesitamos un reinicio total para corregir nuestros patrones de gasto y consumo. Lo más importante que aprendí fue darme cuenta de que muchas de las cosas en nuestras casas no valen la pena ocupar nuestro espacio físico y mental.

Saber mas:   ¡Trucos para ahorrar dinero frecuentemente olvidados! 💸

Distracción #4: Distracciones internas

Las mayores distracciones provienen de nosotros mismos: creencias limitantes, miedo al juicio, búsqueda de la perfección, preocuparse por escenarios hipotéticos. Estas son algunas de mis mayores distracciones y tienden a interponerse en el camino de intentar algo nuevo o de comprometernos plenamente en el momento. Sé que suena loco, pero en los últimos años, he disfrutado el desafío de superar algunas de estas barreras, sintonizando mi diálogo interno y descubriendo por qué y cómo algunas de estas narrativas surgieron en primer lugar.

Realmente disfruté el libro «El mito de lo normal» y una frase en particular me impactó: «Ya sea que nos demos cuenta o no, es nuestra herida y cómo la enfrentamos lo que dicta gran parte de nuestro comportamiento, moldea nuestros hábitos sociales e informa nuestra forma de pensar sobre el mundo.» Aprendí que deshacerme del desorden mental es mucho más difícil que el desorden físico, pero tal vez eso está bien. Tal vez no necesitemos ignorar o suprimir nuestro diálogo interno, pero encontrar el valor de superarlo, una situación a la vez.

Espero que este artículo haya sido un momento de reflexión para que te clarifiques acerca de lo que quieres y elimines cualquier distracción que se interponga en ese camino. Muchas gracias por leer y hasta la próxima. Cuídate y nos hablamos pronto. ¡Adiós!

 

Anterior artículo

Siguiente artículo