Mi rutina diaria saludable y poderosa 🙏 (como minimalista)

Cuando se piensa en una rutina diaria saludable y poderosa, se nos vienen a la mente acciones como despertar a las 5 a.m., tomar duchas frías, beber agua con limón y hacer la cama al despertar. Siempre he estado interesado en crear una rutina óptima para mí, porque sé que cuidar de mi cuerpo y mente es esencial para vivir mi mejor vida. He probado de todo y siempre estoy explorando diferentes hábitos y haciendo pequeños cambios para crear la rutina saludable que mejor me funciona. Para mí, no se trata de perfección o seguir un régimen estricto, sino de encontrar el equilibrio que me brinde energía, alegría y bienestar en general. Hoy quiero compartir mi versión de una rutina saludable y poderosa contigo.

Probablemente hayas escuchado el término «pagarte a ti mismo primero» cuando se trata de finanzas personales. Básicamente, significa apartar dinero para nosotros mismos antes de pagar nuestras facturas u hacer otras compras. Es un hábito simple y poderoso que puede tener un gran impacto en nuestros objetivos financieros a largo plazo. Sigo este concepto no solo en mis finanzas, sino también en otras áreas de mi vida. Lo más importante para mí es mi salud, bienestar general y mis perros, así que les presto atención primero en la mañana, incluso antes de comenzar el día. Cuando no tengo tiempo para una rutina matutina extensa de 10 pasos, que es la mayoría de las mañanas, tengo una versión más simple que hago todos los días. Por lo general, tomo un pequeño shot de jengibre, limón y cúrcuma que preparo una vez a la semana, muevo mi cuerpo de alguna manera, ya sea paseando a mis perros o haciendo ejercicio rápido, y me cepillo en seco antes de entrar a la ducha. Esto me lleva menos de una hora y me prepara para sentirme bien durante el resto del día. Sin importar lo ocupada que esté la vida o cómo se desarrolle el día, sé que al menos invertí la primera hora en mí misma. Entonces, sea cuales sean tus actividades valiosas, intenta hacerlas la primera en la mañana antes de que todo lo demás reduzca tu atención y energía.

Tengo una selección de desayunos a los que recurro la mayoría de los días, generalmente consiste en fruta y avena, panqueques de plátano, chía refrigerada o algún tipo de tostadas. Pero hoy tenía antojo de una de mis comidas reconfortantes favoritas de todos los tiempos: sopa de miso. No soy nutricionista, pero esto es lo que funciona para mí. Para mí, la comida siempre ha sido más que solo una herramienta para lograr una vida saludable, es uno de los mayores placeres de la vida. En lugar de restricciones o etiquetar ciertos alimentos como buenos o malos, descubrí que soy mucho más feliz y satisfecha practicando la alimentación intuitiva. Cuando tengo antojo de algo, simplemente lo disfruto hasta que esté cómodamente llena, ya sea muchas verduras, pizza, platos de pasta, postres o snacks en general. Creo que mis comidas son bastante equilibradas, así que esta es una forma de honrar mi cuerpo y celebrar la comida, uno de los placeres más simples y grandes de la vida.

Saber mas:   8 formas de mejorar tu vida con poco dinero 🌟 hábitos, mentalidad y cambios simples.

Hay una cita muy famosa de Banksy que dice: «Si te cansas, aprende a descansar, no a renunciar». Cuando hay muchas cosas sucediendo, encuentro que es muy importante saber cómo manejar los niveles de estrés. Siempre puedo darme cuenta cuando necesito tomar un descanso porque comienzo a sentirme tensa y un poco ansiosa. Por eso me aseguro de tomar muchos descansos durante mis días de trabajo y, a veces, hago ejercicios de respiración para volver a conectarme conmigo misma.

Seneca dijo una vez que no es que tengamos poco tiempo para vivir, sino que desperdiciamos mucho de él. Hubo un momento en el que sentía que estaba tan ocupada que mi tiempo se estiraba demasiado. Así que comencé a rastrear cómo pasaba cada hora de mi día y resultó revelador, por decir lo menos. No estaba desperdiciando tiempo siendo improductiva, pero me di cuenta de que me mantenía ocupada con actividades que agregaban poco o ningún valor a mi vida. Revisaba constantemente mi correo electrónico, organizaba obsesivamente, hacía tareas pequeñas como lavar los platos o pasar la aspiradora, asistía a eventos sociales que realmente no me importaban y ahí estaba, todo el tiempo y la atención que había estado perdiendo durante años.

Tal vez sentimos la necesidad de estar ocupados y productivos porque nuestra sociedad lo recompensa, pero la realidad es que nuestro tiempo es limitado y, al elegir participar en una actividad, inevitablemente estamos renunciando a otra. Personalmente, prefiero pasar la mayor parte de mi tiempo involucrada en actividades que enriquecen mi vida, como leer un libro inspirador, aprender algo nuevo, disfrutar de la naturaleza, pasar tiempo con mi esposo, amigos y perros. Así que en mi rutina diaria, siempre trato de hacer lo mínimo en todo lo demás para poder concentrarme en las cosas verdaderamente importantes en mi vida.

Saber mas:   Vida mejorada con pequeños cambios minimalistas

Cuando hice la transición de trabajar en un trabajo de nueve a cinco a trabajar desde casa, no tenía idea de cómo desconectarme por completo de mi trabajo. Sinceramente, todavía lucho con esto porque mi oficina también es el lugar donde ocurre mi vida. A veces tengo un plazo que cumplir o un correo electrónico urgente al que responder, y es tentador solucionarlo rápidamente para no tener que lidiar con eso al día siguiente. Pero ahora, sin importar lo que tenga en mi plato, trato de ser consciente de desconectar después de cierta hora, porque nadie debería estar disponible en todo momento del día. Apago completamente mi computadora, a veces desconecto mi teléfono e incluso cierro la puerta de mi despacho en casa, lo cual ayuda mucho. Por lo general, trato de organizar mi día laboral alrededor de mi esposo, quien trabaja en un horario normal de nueve a cinco, para que tengamos toda la tarde-noche para nosotros.

Pasar tiempo de calidad también es uno de mis lenguajes de amor, y poder disfrutarlo sin estímulos ni distracciones es muy agradable. El descanso y el tiempo de ocio están muy subestimados en nuestra sociedad, pero creo que son más necesarios que nunca. No debería ser algo que necesitemos merecer solo después de un largo día de trabajo o una semana completa de trabajo, sino algo para disfrutar por sí mismo. Entonces, en nuestro mundo hiperconectado, espero que incorpores el descanso y el tiempo de desconexión en tu rutina, tal vez también encuentres la paz y la tranquilidad que ni siquiera sabías que necesitabas. Estos son algunos de mis hábitos y lo que considero mi rutina diaria saludable y poderosa.

 

Anterior artículo

Siguiente artículo