¿Y si el mundo se volviera vegetariano?

¿Qué pasaría si todos en el mundo fueran vegetarianos? Un experimento mental interesante. En la actualidad, solo alrededor del 4-5% de las personas en Estados Unidos y Canadá son vegetarianas, mientras que en India ese número supera el 30%. Pero, ¿qué ocurriría si esa cifra se aplicara a nivel mundial?

El impacto en los animales y la tierra

Actualmente, hay más de 20 mil millones de pollos, más de 1.5 mil millones de vacas, más de mil millones de ovejas y casi mil millones de cerdos en el mundo. Sin embargo, sin la demanda de carne por parte de los humanos, estos animales desaparecerían y se liberaría una gran cantidad de tierra. Se estima que aproximadamente 33 millones de kilómetros cuadrados de tierra se utilizan actualmente para pastoreo, casi el tamaño de África. Parte de esta tierra sería necesaria para cultivar más vegetales, pero gran parte de ella, que actualmente es muy seca para el cultivo sin fertilizantes artificiales, podría volver a convertirse en pradera o bosque, lo que ayudaría a contrarrestar el cambio climático.

El impacto en el cambio climático

La producción de carne tiene un gran impacto en el cambio climático. Los animales que pastorean emiten grandes cantidades de metano, que tiene un poder de calentamiento global 25 veces mayor que el dióxido de carbono.

Además, la deforestación para crear pastizales y otras consecuencias de la producción de ganado contribuyen al aumento de los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera. En total, se estima que la producción de carne es responsable del 15% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, más que todos los aviones, trenes y automóviles del mundo combinados.

Saber mas:   ¿Y si todos viviéramos como americanos?

El impacto en el agua

Una dieta vegetariana también reduciría en gran medida el consumo de agua. Alrededor del 70% del agua dulce del mundo se utiliza en la agricultura, y la producción de carne consume una cantidad significativa de esa agua. Por ejemplo, se necesitan 15,000 litros de agua para producir un kilogramo de carne de vaca, 6,000 litros para cerdo y 4,000 litros para pollo.

En comparación, los cultivos de cereales solo requieren 1,600 litros por kilogramo y las frutas y verduras de jardín requieren mucho menos. Incluso si consideramos las calorías, la carne sigue siendo mucho más intensiva en agua que las frutas y verduras.

Consideraciones adicionales

No obstante, una dieta vegetariana también tendría algunas desventajas. Por ejemplo, se perdería una fuente barata para muchos subproductos de animales, como el cuero o las grasas animales, que se utilizan en cosméticos, velas y detergentes. Aunque existen alternativas vegetales, su producción tendría que aumentar, lo que requeriría más tierra dedicada al cultivo y menos en su estado natural. Además, más de mil millones de personas en el mundo dependen de la industria ganadera para su subsistencia, y un cambio abrupto podría afectar su forma de vida.

 

Anterior artículo

Siguiente artículo