Tu mente y la marihuana comestible: una relación inexplorada

Conforme la marihuana se vuelve legal en América del Norte, muchos están probando comestibles por primera vez como una opción más saludable. Pero ¿cómo funcionan los comestibles de marihuana en comparación con fumarla? Al calentar la marihuana, se cambia su composición química, convirtiendo el THC en Δ9-THC, que se une a los receptores en el cerebro y produce una sensación de euforia y amplificación de pensamientos y percepciones.

Sin embargo, cuando se hacen comestibles, la marihuana se calienta a una temperatura más baja, lo que reduce la cantidad de planta utilizada y minimiza los carcinógenos. El THC, al ser lipofílico, debe disolverse en algo graso como aceite o mantequilla para que el cuerpo lo absorba. Esto hace que el efecto de los comestibles tarde más en aparecer, pero dure de 4 a 8 horas y sea más intenso que fumar marihuana.

Además, al comer marihuana, el THC se metaboliza en el hígado y se convierte en 11-OH-THC, una sustancia más potente que atraviesa la barrera cerebral más rápidamente. Esto significa que, con la misma cantidad de marihuana, los comestibles te hacen sentir más colocado y durante más tiempo.

Aunque los comestibles evitan consumir las sustancias tóxicas del humo, controlar la dosis es más difícil y puede llevar hasta dos horas sentir los efectos completos. Puedes terminar más colocado de lo que esperabas. Sin embargo, a diferencia de otras drogas, no hay riesgo de sobredosis mortal por consumo excesivo de marihuana.

Los munchies y el consumo de marihuana

Por último, los fumadores de marihuana suelen experimentar munchies debido a la estimulación del apetito que produce. Los munchies son el aumento de apetito y la apetencia por ciertas comidas después de consumir marihuana.

Saber mas:   Los desayunos más rápidos

Es habitual sentir hambre y muchas ganas de comer ciertos alimentos después de fumar maría.

 

Anterior artículo

Siguiente artículo